No he entrado a la universidad

No he entrado a la universidad ¿Qué hago?

Si te acabas de encontrar con la situación de no haber entrado a la universidad o quieres saber que puedes hacer si finalmente no accedes, no te pierdas este artículo. Desde Univrs te vamos a dar los mejores trucos para no perder el tiempo y lograr tus objetivos a pesar de este tipo de imprevistos. Es importante que no te desanimes, y empieces a buscar soluciones.

Por supuesto, son muchas las personas que no han entrado a la universidad. Eso no quiere decir que no logremos nuestros objetivos, simplemente nos llevará algo más de tiempo. Por este motivo, debemos ser positivos y pensar en todo aquello que podemos hacer para llegar tan lejos como queremos. Y para esto, nosotros te vamos a ayudar.

En primer lugar, tomarnos un año sabático puede ser una opción muy acertada. Podemos aprovechar para viajar y conocer gente, lo cual nos ayudará a replantearnos nuestro futuro y confirmar o modificar nuestra idea sobre la carrera que queremos estudiar.

Repetir las pruebas de acceso a la universidad

Puede que en este momento no nos parezca la mejor opción, pero si no hemos entrado a la universidad porque nuestra nota ha sido insuficiente, siempre podemos volver a presentarnos a la selectividad para mejorar nota. En este caso debemos ser realistas, si nuestra nota está muy por debajo de la que necesitamos, puede que en unos meses más no logremos la nota que necesitamos. En este caso, podemos apuntarnos a alguna academia o escuela y en vez de presentarnos en la convocatoria extraordinaria, volverlo a hacer en la ordinaria del siguiente año.

También podemos buscar un profesor particular para estudiar en verano y presentarnos en la convocatoria extraordinaria. Si sacamos mejor nota, pero no hay plaza en nuestra carrera, siempre podemos pasar un año sabático y reservar la nota para junio del año siguiente donde haremos la preinscripción universitaria.

En el caso de que queramos presentarnos a la convocatoria extraordinaria, es decir, la de setiembre, debemos tener en cuenta que es muy probable que, dependiendo de la carrera, las plazas ya se hayan llenado en junio. Si esta es nuestra situación, debemos informarnos sobre estas plazas para saber si existe la posibilidad de entrar o no.

Estudiar un ciclo formativo de grado superior

En el caso de que existan grados superiores similares a la carrera que queremos estudiar, puede ser una gran opción para este momento, ya que nos permite seguir estudiando además de subir nuestra nota de acceso. Como ya sabéis, desde FP se puede acceder a la universidad y nuestra nota será la media del ciclo, por lo que podemos aprovechar para mejorar nuestra nota. Si quieres saber cómo funciona el acceso a la universidad desde FP, visita nuestro artículo “¿Puedo acceder a la universidad desde FP?”.

Lo cierto es que esta opción tiene muchas ventajas, además de seguir estudiando, es muy probable que mejoremos nuestra nota, y una vez hayamos entrado en la carrera, seguramente podremos convalidar alguna que otra asignatura, cosa que no podemos hacer desde bachillerato.

Cursar otro tipo de estudios

Es probable que no existen ciclos formativos de la carrera que queremos estudiar y, por lo tanto, sea inútil estudiar cualquier otro. En este momento, podemos optar por otro tipo de estudios que, aunque no nos darán una nota, sí que nos permitirán seguir estudiando y no perder el tiempo hasta volvernos a presentar a selectividad o volver a pensar a que carrera queremos acceder.

En este punto, podemos realizar cursos de corta duración o aprovechar para aprender un idioma. Este tipo de estudios nos pueden ayudar a buscar nuevos caminos y, por lo tanto, descubrir otro tipo de carreras que no tengan una nota tan alta o encontrar otras formas de lograr acceder a nuestra carrera. Lo importante es aprovechar el tiempo que tenemos para seguir estudiando y no perder el tiempo.

Buscar trabajo

Si no nos convence ninguna de las opciones anteriores, siempre es un buen momento para realizar nuestra primera experiencia laboral. Llevar a cabo cualquier tipo de trabajo puede ser muy positivo para nosotros, tanto a nivel personal como profesional. Nos ayudará a ser personas autosuficientes e independientes, además de asumir competencias que nos serán de gran ayuda para nuestro futuro.

Cualquier tipo de trabajo nos ayudará a encontrar nuevas habilidades y conocer mejor que es lo que queremos hacer en el futuro para lograr nuestros objetivos. Además, dispondremos de una independencia económica que nos ayudará a ser más independientes y responsables.

Referencia: https://www.educaweb.com/noticia/2016/07/12/hacer-si-no-has-podido-acceder-universidad-9479/

Imagen: Foto de Personas creado por senivpetro – www.freepik.es

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *